¿En qué beneficia?

Se ha comprobado que produce los siguientes efectos iniciales: disolución de tensiones crónicas, estabilización de la armonía interior, aumento de la confianza en si mismo, adquisición de  nuevas formas de comunicación. Así mismo, aumenta el estado de serenidad, la seguridad en sí mismo, la firmeza y determinación. Eleva la autoestima y favorece la conexión con el entorno, superando la timidez y los miedos autogenerados.

Comprometidos con sus procesos de transformación, los participantes descubren el milagro de la vida en sí mismos y en el semejante mediante ceremonias de encuentro.  Se conectan con la motivación para conseguir cambios positivos en sus vidas y en sus entornos, enriqueciendo sus estilos de vida con amor y una nueva sensibilidad.

Accedemos mediante este proceso a realizarnos en acción, a ser creadores de nosotros mismos, a un cambio radical frente a la vida. A construir un mundo sensible, original y creativo, de encuentro humano.